Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Fabiana Peralta
Buenos Aires, Argentina, 5 de julio de 1970

Fabiana Peralta

Buenos Aires, Argentina, 5 de julio de 1970

Fabiana Peralta nació el 5 de julio de 1970, en Buenos Aires, Argentina, donde vive en la actualidad.

Descubrió su pasión por la lectura a los ocho años. Le habían regalado Mujercitas, de Louisa May Alcott, y no podía parar de leerlo y releerlo. Ése fue su primer libro gordo, pero a partir de ese momento toda la familia empezó a regalarle novelas y desde entonces no ha parado de leer.

Es esposa y madre de dos hijos.

Siempre le ha gustado escribir, y en 2004 redactó su primera novela romántica como un pasatiempo, pero nunca la publicó. Muchos de sus escritos continúan inéditos.

En 2014 salió al mercado la bilogía «En tus brazos... y huir de todo mal», formada por Seducción y Pasión, bajo el sello Esencia, de Editorial Planeta. Que esta novela viera la luz se debe a que amigas que la habían leído la animaran a hacerlo. Posteriormente ha publicado: Rompe tu silencio, Dime que me quieres, Nací para quererte, Hueles a peligro, Jamás imaginé, Desde esa noche, Todo lo que jamás imaginé, Devuélveme el corazón, Primera regla: no hay reglas, los dos volúmenes de la serie «Santo Grial del Underground»: Viggo e Igor, Fuiste tú y Personal shopper, vol. 1.

La autora se declara sumamente romántica.

Encontrarás más información de la autora y su obra en:www.fabianaperalta.com

Personal shopper, vol. 2
Comprar

Personal shopper, vol. 2

Fabiana Peralta

Una novela romántico-erótica en la que el destino juega con áticos de lujo, prendas de alta costura, secretos, engaños y manipulaciones, para acabar dando un doble salto mortal.

Comprar
Sinopsis de Personal shopper, vol. 2

Yo pensé que los golpes que había recibido en el pasado me habían enseñado a no confiar más en una mujer, pero, al parecer, me he convertido en el idiota que vuelve a tropezar una y otra vez con la misma piedra…

Al principio yo no sabía que Victoria era la bella heredera con la que debía casarme, sin embargo, ahora que lo sé, estoy dispuesto a demostrarle que soy más inteligente que ella, y que en este ático soy yo el que manda.

El problema es que aunque ponga todo de mi parte para no volver a ceder, a cierta parte de mi cuerpo aún le gusta anular al cerebro que transporto en la cabeza.

Odio que mi bragueta se agite cuando Victoria se inclina para recoger algo, y odio además que ella piense que su cuerpo aún tiene algún poder sobre mí, así que si cree que la dejaré dirigir esta sala de juntas porque alguna vez tuvimos algo, muy pronto le demostraré que está muy equivocada.

Bien, ahora es tiempo de ratificar todo lo astuto, despiadado y calculador que puedo ser dentro de este matrimonio de conveniencia, en el que la codicia y el poder tienen sus propias reglas; sólo me resta demostrar que soy el estratega que nadie espera, y que mis tácticas son las mejores para ganar esta guerra.

Yo pensé que los golpes que había recibido en el pasado me habían enseñado a no confiar más en una mujer, pero, al parecer, me he convertido en el idiota que vuelve a tropezar una y otra vez con la misma piedra…

Al principio yo no sabía que Victoria era la bella heredera con la que debía casarme, sin embargo, ahora que lo sé, estoy dispuesto a demostrarle que soy más inteligente que ella, y que en este ático soy yo el que manda.

El problema es que aunque ponga todo de mi parte para no volver a ceder, a cierta parte de mi cuerpo aún le gusta anular al cerebro que transporto en la cabeza.

Odio que mi bragueta se agite cuando Victoria se inclina para recoger algo, y odio además que ella piense que su cuerpo aún tiene algún poder sobre mí, así que si cree que la dejaré dirigir esta sala de juntas porque alguna vez tuvimos algo, muy pronto le demostraré que está muy equivocada.

Bien, ahora es tiempo de ratificar todo lo astuto, despiadado y calculador que puedo ser dentro de este matrimonio de conveniencia, en el que la codicia y el poder tienen sus propias reglas; sólo me resta demostrar que soy el estratega que nadie espera, y que mis tácticas son las mejores para ganar esta guerra.

Bibliografía de Fabiana Peralta

Cargando...